INICIO

LA PAGINA

ULTIMAS INCORPORACIONES

LIBRO DE VISITAS

BUSCADOR

INFO -WEB

CONTACTA

 

 

CONOCER

MONUMENTOS Y EDIFICIOS

MUSEOS Y EXPOSICIONES

CALLES, PLAZAS Y JARDINES

VALLISOLETANOS

HISTORIA

SEMANA SANTA

LO QUE YA NO ESTÁ

SUCEDIÓ EN VALLADOLID

AUTOS DE FE

CAPITAL NAPOLEÓNICA

CATÁSTROFE FERROVIARIA

DERRUMBE TORRE CATEDRAL

"EL GOLPE" DEL B. CASTELLANO

"EL GORDO" DE NAVIDAD

EL INCENDIO DE 1561

EL PISUERGA SE CONGELÓ

EPIDEMIAS

EXPLOSIÓN DEL POLVORÍN

FERIAS Y FIESTAS

INCENDIO DE SAN PABLO

INUNDACIÓN DE 1636

INUNDACIÓN DE 1739

INUNDACIÓN DE 1788

INUNDACIÓN DE 1924

LA MUJER SOLDADO

LOS MOTINES DEL PAN

MUNDIAL DE FUTBOL DEL 82

ORSON WELLES EN VALLADOLID

NACIÓ EL BARRIO LAS BATALLAS

PRIMER CUERPO DE BOMBEROS

RECORRIDO

LOS RIOS

PLANOS CIUDAD

EVENTOS IMPORTANTES

ENLACES - INFO

VER

GALERIA DE FOTOS

VALLADOLID ANTIGUO

LO TIENES QUE VER

APORTACIONES VA-ANTIGUO

DE AYER A HOY

VISITA VIRTUAL

PLANO CIUDAD

TURISMO

INFORMACIÓN ÚTIL

INFO - PRACTICA

QUE VISITAR

RECORRIDO TURÍSTICO

PLANO DEL RECORRIDO

DONDE DORMIR

DONDE COMER

DE PINCHOS Y TAPAS

DE COPAS Y CAFÉ

DESDE VALLADOLID A ...

 

ENLACES EXTERNOS

NOTICIAS

EL TIEMPO

FARMACIAS-GUARDIA

CARTELERA-CINE

CULTURA VALLADOLID Y C Y L

VALLADOLID DEPORTE

 

MIS OTRAS WEB

FOTOS DE VIAJES

EL CINE

© m@guadi - 2000

Valladolid Web

 

 


SUCEDIÓ EN VALLADOLID

 

LA TRÁGICA INUNDACIÓN DE 1636

Muchos sustos han dado a Valladolid el Pisuerga y los antiguos ramales de la Esgueva con sus crecidas, pero ninguno como la gran, y trágica, inundación del 4 de febrero de 1636, que se saldó con un alto número de muertos.

 

Juan Antolinez de Burgos la describió así: "se llevó calles enteras, como fueron la calle Real y la calle Imperial; las casas que se hundieron fueron más de 900".

 

Valladolid había sufrido 48 horas de lluvias torrenciales, y un fuerte viento del sur había provocado un rápido deshielo de las nieves en la montaña, aumentando enormemente los caudales de los ríos que desembocan en nuestro Pisuerga.

 

Sobre las siete de la mañana de aquel 4 de febrero, las aguas del Pisuerga y de los ramales de la Esgueva habían aumentando su caudal de una forma alarmante, tanto es así, que a pesar de las medidas preventivas que se habían tomado ante la inminente crecida, a las 10 de la mañana el agua se había adueñado de la ciudad.

 

Siguiendo la descripción de la zona afectada que hace Casimiro González García-Valladolid, en su libro "Valladolid Recuerdos y Grandezas", trataré de llevarla al Valladolid actual, para hacernos una idea de la enorme catástrofe que supuso para la ciudad:

 

«El Pisuerga con su impetuosa corriente destruyó en su margen derecha el Monasterio de los Santos Mártires, las tapias y casas de las riberas, el convento de la Victoria (situados ambos aproximadamente donde hoy se encuentran las dependencias de la Policía Municipal en la Avenida de Burgos), varias casas de aquel barrio, y del hospital de San Lázaro (estaba a la derecha pasado el Puente Mayor) quedó en pie solamente la Iglesia. El Convento de Monjas de San Bartolomé (situado en la plaza que hoy lleva su nombre), que se había construido por entonces, padeció bastante, como también el ingenio para subir las aguas á la huerta del Rey, las tapias y edificios de la misma y el Monasterio del Prado, en cuyo refectorio se introdujo el agua una vara en alto. En la margen izquierda causó todavía mayores estragos: inundó completamente el Convento de monjas de San Nicolás (estaba situado en la junto al Puente Mayor, en el solar del almacén de maderas Cuadrado), el de Santa Teresa, y destruyó parte de las casas de Barrionuevo. El palacio del Conde de Benavente, hoy casa de Misericordia, y el Convento de monjas de Santa Catalina sufrieron grave daño, quedando arruinado todo el de San Ouirce excepto la Iglesia. Lo propio sucedió con el Colegio de San Gabriel (situado junto a San Agustín - Archivo Municipal), corriendo igual peligro el Convento de San Agustín y parte del de San Benito. La cárcel de la Ciudad, Casa de la Moneda (estaban en la calle San Lorenzo) y Teatro (en la plaza Martí y Monsó) sucumbieron también al violento choque de las aguas que destruyeron parte de la iglesia de San Lorenzo. El Convento de la Trinidad Calzada (estaba situado en la calle María de Molina, junto al Monasterio de Santa Ana) solo padeció en las tapias de la huerta y alcanzó además esta calamidad á las casas de las Tenerías, pues llegando las aguas á tropezar la baranda del Espolón viejo se arruinaron muchas de ellas. También dejó de existir desde entonces el Convento de los Capuchinos" (situado en la actual calle Capuchinos Viejos).

 

 

Hasta aquí lo que hizo el Pisuerga, veamos ahora lo causado por los dos ramales de la Esgueva, que recordemos atravesaban el actual centro de la ciudad, y que fue mucho peor que lo contado anteriormente. Para ello seguiré utilizando lo escrito por Casimiro González García-Valladolid en su libro:

 

"El que se introduce por el Prado de la Magdalena derribó las tapias del Convento de Madre de Dios (situado en la calle actual del mismo nombre), gran número de casas en las calles de la Solana Alta (hoy Marqués del Duero), Esgueva, los Moros, Plazuela de las Carnicerías (hoy Plaza de la Libertad), y en la casa-hospital de Orates (calle Cánovas del Castillo) murieron ahogadas tres personas; pero donde más se dejaron  sentir los estragos de la inundación fué en las calles del Cañuelo, Cantarranas
(hoy Maclas Picavea), Platería, Especería y Rinconada. En este último punto se desplomaron á un mismo tiempo cinco casas-mesones, quedando sepultadas entre sus ruinas infinidad de personas forasteras, cuyo número no ha podido averiguarse. Otro desplome igual ocurrió en otros edificios inmediatos al Monasterio de San Benito, entre cuyas ruinas se encontraron muchos cadáveres de mujeres y niños.

El otro ramal del Esgueva, que cruza por el barrio de San Juan, no causó tanto daño á causa de la mucha profundidad de su cauce, destruyendo únicamente algunas tapias y la enfermería del Convento de monjas de San Felipe de la Penitencia (situado en la esquina de Plaza España con Panaderos)."

 

A pesar de la intervención de muchos vecinos, incluso con pequeñas embarcaciones a través de las calles, para socorrer a las personas afectadas, las consecuencias de la inundación fueron terribles, se inundaron viviendas, bodegas y almacenes, dejando inservibles los enseres, comestibles, cántaros de vino y todos los productos allí almacenados, pero lo más trágico fueron las casi novecientas casas destruidas, construidas en su mayoría con adobe y madera,  y los más de ciento cincuenta fallecidos.

 

El martes siguiente, las Imágenes de Nuestra Señora de San Lorenzo y del Pozo, fueron llevadas en procesión desde el hospital de la Pasión, donde se habían guardado durante la inundación, hasta la catedral.

 

Como recuerdo de este suceso, en la tapia del convento de Santa Teresa hay una lápida al pie de una cruz de madera que dice:

 

"AQUÍ LLEGÓ PISUERGA Á 4 DE FEBRERO DE I636:
ALABADO SEA E L SANTÍSIMO SACRAMENTO»

 

 

Fuentes consultadas:

"Valladolid Recuerdos y Grandezas Tomo II" de Casimiro González García-Valladolid

 

m@guadi - 19-02-2016

 

 

 

Gracias por visitar mi página

m@guadi


V@lladolid Web - Informa.

Si quieres estar al día de los nuevos contenidos de la web utiliza "contacta" para indicarlo,

 y recibirás un e-mail con cada nueva incorporación.

 


 

Última actualización: jueves, 01 de junio de 2017