INICIO

LA PAGINA

ULTIMAS INCORPORACIONES

BUSCADOR

INFO -WEB

CONTACTA

 

 

CONOCER

MONUMENTOS Y EDIFICIOS

MUSEOS Y EXPOSICIONES

CALLES, PLAZAS Y JARDINES

VALLISOLETANOS

HISTORIA

SEMANA SANTA

LO QUE YA NO ESTÁ

SUCEDIÓ EN VALLADOLID

AUTOS DE FE

ASCENSOS DEL PUCELA

CAPITAL NAPOLEÓNICA

CATÁSTROFE FERROVIARIA

CUNA DE REYES

DERRUMBE TORRE CATEDRAL

DESAPARECIERON LOS CINES

"EL GOLPE" DEL B. CASTELLANO

"EL GORDO" DE NAVIDAD

EL INCENDIO DE 1561

EL PISUERGA SE CONGELÓ

EL PRIMER BUZO

EPIDEMIAS

EXPLOSIÓN DEL POLVORÍN

FERIAS Y FIESTAS

INCENDIO DE SAN PABLO

INUNDACIÓN DE 1636

INUNDACIÓN DE 1739

INUNDACIÓN DE 1788

INUNDACIÓN DE 1924

INUNDACIONES - OTRAS

LA MUJER SOLDADO

LOS 14 DE GABINO

LOS MOTINES DEL PAN

LOS SERENOS

MICHAEL JACKSON EN VALLADOLID

MUNDIAL DE FUTBOL DEL 82

NACIÓ EL BARRIO LAS BATALLAS

OCIO EN 1979

ORSON WELLES EN VALLADOLID

PRIMER CUERPO DE BOMBEROS

TENEMOS PLAYA

VALLADOLID EN 1863

VALLADOLID EN 1895

RECORRIDO

LOS RIOS

PLANOS CIUDAD

EVENTOS IMPORTANTES

DE TODO UN POCO

VER

GALERIA DE FOTOS

LO TIENES QUE VER

APORTACIONES VA-ANTIGUO

DE AYER A HOY

VISITA VIRTUAL

PLANO CIUDAD

TURISMO

INFORMACIÓN ÚTIL

INFO - PRACTICA

QUE VISITAR

RECORRIDO TURÍSTICO

PLANO DEL RECORRIDO

DESDE VALLADOLID A ...

 

MIS OTRAS WEB

FOTOS DE VIAJES

EL CINE

© m@guadi - 2000

Valladolid Web

 

 


SUCEDIÓ EN VALLADOLID

 

TENEMOS PLAYA

 

Los vallisoletanos siempre han utilizado el Pisuerga para el disfrute veraniego y para darse un buen chapuzón y refrescarse en aquellos calurosos veranos de otros tiempos.

 

A principios del siglo XX, al lado de lo que hoy es la playa, se colocaban casetas de madera para que los hombres se dieran un bañito. Después también se colocaron para mujeres, pero al parecer no tuvieron tanto éxito.

 

 

 

Cuando se construyó la piscina Samoa en 1935 desaparecieron estas casetas, y por tanto o pagabas o no te bañabas, salvo lo s más valientes que se atrevían a meterse en el Pisuerga a la brava.

 

 

Fue en 1949 cuando el nuevo alcalde de la ciudad José González Regueral y Jové, propuso la construcción de una playa en el río Pisuerga entre las llamadas Aceñas del Batán y las piscinas. Ya que no teníamos mar y el desplazarse hasta él no estaba al alcance de casi ningún vallisoletano en esa época, el Alcalde pensó que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, bien podíamos tener una hermosa playa bien cerca de la Plaza Mayor.

 

A todo el mundo le pareció una idea genial, menos al Jefe Provincial de Sanidad que desaconsejaba su construcción hasta que el vertido del alcantarillado no se alejara de la ciudad. Lógicamente el señor Álvarez Romero lo decía para defender la salud pública y a lo mejor simplemente por sentido común, pero no se le hizo ningún caso y en 1951 comenzó a funcionar nuestra "Playa del Batán" en el Pisuerga, que no era como las de Santander pero estaba mucho más cerca.

 

La playa en su inauguración contaba con vestuarios (6 cabinas para hombres y otras 6 para mujeres), aseos, guardarropa y botiquín. La arena no es que fuera fina, era áspera y tenía sus "piedrecitas", pero para empezar no estaba mal.

 

Playa llena y las piscinas también

 

Tuvo tanto éxito que pronto aquello se quedó escaso para la cantidad de gente que acudía, así que hubo que ampliar Instalaciones.

 

El nuevo edificio, situado un poco por encima de la arena, tenía "cabinas individuales y vestuarios generales para ambos sexos, duchas, bañera de agua caliente, retretes, taquillas, guardarropa, lavadero, botiquín y bar".

 

En 1953 se adjudicó la explotación de la casa de baños a Benigno Valdés, que se comprometió a la compra de trajes de baños, albornoces, toallas y corcheras salvavidas para luego alquilarlos para su uso,  y  el Ayuntamiento le autorizaba la venta bocadillos, refrescos, meriendas, etc. Tuvo tanto éxito que dos años más tarde se hizo una nueva ampliación.

 

Pasaron los años y la Plaza de las Moreras se llenaba cada verano con multitud de bañistas grandes y pequeños. Se pusieron normas de utilización de las instalaciones y de lo que se podía y no hacer en la playa y su entorno, vigiladas celosamente por los guardias municipales. También se nombró a "El Catarro" vigilante del río y al boxeador "Centella" vigilante de la playa.

 

Abarrotada, así estaba en 1968

 

Cada año había que reconstruir la playa, ya que nuestro querido Pisuerga se encargaba de dejarla maltrecha cada invierno, pero merecía la pena, cada año la playa tenía  más gente y pocos vallisoletanos habrá que no se hayan dado un chapuzón en la playa.

 

Todo fue mejorando, instalaciones más modernas, arena fina, más vigilancia y seguridad, de forma que año tras año los vallisoletanos siguen acudiendo a darse un baño o sencillamente a tomar el sol.

 

En 1998 se derribaron las piscinas y se procedió a realizar una ampliación de la Playa de las Moreras, que es la que hoy conocemos.

 

Fuentes consultadas:

"Valladolid Cotidiano (1939 - 1959) de José Miguel Ortega Bariego

 

m@guadi - 21-06-2019

 

Gracias por visitar mi página

m@guadi

 


V@lladolid Web - Informa.

Si quieres estar al día de los nuevos contenidos de la web utiliza "contacta" para indicarlo,

 y recibirás un e-mail con cada nueva incorporación.

 


Última actualización: viernes, 29 de noviembre de 2019