INICIO

LA PAGINA

ULTIMAS INCORPORACIONES

BUSCADOR

INFO -WEB

CONTACTA

 

 

CONOCER

MONUMENTOS Y EDIFICIOS

MUSEOS Y EXPOSICIONES

CALLES, PLAZAS Y JARDINES

VALLISOLETANOS

HISTORIA

SEMANA SANTA

LO QUE YA NO ESTÁ

SUCEDIÓ EN VALLADOLID

AUTOS DE FE

ASCENSOS DEL PUCELA

CAPITAL NAPOLEÓNICA

CATÁSTROFE FERROVIARIA

CUNA DE REYES

DERRUMBE TORRE CATEDRAL

DESAPARECIERON LOS CINES

"EL GOLPE" DEL B. CASTELLANO

"EL GORDO" DE NAVIDAD

EL INCENDIO DE 1561

EL PISUERGA SE CONGELÓ

EL PRIMER BUZO

EPIDEMIAS

EXPLOSIÓN DEL POLVORÍN

FERIAS Y FIESTAS

INCENDIO DE SAN PABLO

INUNDACIÓN DE 1636

INUNDACIÓN DE 1739

INUNDACIÓN DE 1788

INUNDACIÓN DE 1924

INUNDACIONES - OTRAS

LA MUJER SOLDADO

LOS 14 DE GABINO

LOS MOTINES DEL PAN

LOS SERENOS

MICHAEL JACKSON EN VALLADOLID

MUNDIAL DE FUTBOL DEL 82

NACIÓ EL BARRIO LAS BATALLAS

OCIO EN 1979

ORSON WELLES EN VALLADOLID

PRIMER CUERPO DE BOMBEROS

TENEMOS PLAYA

VALLADOLID EN 1863

VALLADOLID EN 1895

RECORRIDO

LOS RIOS

PLANOS CIUDAD

EVENTOS IMPORTANTES

DE TODO UN POCO

VER

GALERIA DE FOTOS

LO TIENES QUE VER

APORTACIONES VA-ANTIGUO

DE AYER A HOY

VISITA VIRTUAL

PLANO CIUDAD

TURISMO

INFORMACIÓN ÚTIL

INFO - PRACTICA

QUE VISITAR

RECORRIDO TURÍSTICO

PLANO DEL RECORRIDO

DESDE VALLADOLID A ...

 

MIS OTRAS WEB

FOTOS DE VIAJES

EL CINE

© m@guadi - 2000

Valladolid Web

 

 


SUCEDIÓ EN VALLADOLID

 

VALLADOLID EN 1895

Plaza de Portugalete - Foto Viajes por España de la firma J. Lévy et Cie

 

Al igual que a través de la "Guía del Viajero en Valladolid" de 1863, vimos como era la vida en nuestra ciudad en ese año, ahora haremos lo mismo con la "Nueva Guía de Valladolid" de Manuel Rubio y Borrás, Archivero Provincial de Hacienda, editada por Tipografía Julián Torés en 1895, y ver como había cambiado la ciudad y su vida en esos 32 años.

 

Leer Valladolid en 1863

 

Según el padrón municipal realizado en 1894 - 95, la capital tenía: "14.696 vecinos, ó sea 55.184 habitantes; 25.558 varones y 29.626 hembras". 12.000 habitantes más que en 1863 aproximadamente.

 

Con el soterramiento del ramal norte de la Esgueva, que había comenzado en la segunda mitad del siglo XIX y finalizado hacia 1890, se habían ganado, entre otras, calles como Paraíso o Miguel Iscar y plazas como la de Portugalete o del Val, cambiando totalmente la fisonomía del centro de la ciudad.

 

La Calle Paraíso con la Esgueva soterrada

Foto AMVA -  Archivo Municipal de Valladolid

 

Desapareció el apeadero para coger el tren, ya que en el año 1895 se finalizó la construcción de la Estación del Norte, aunque se había inaugurado no oficialmente el 15 de octubre de 1894, y de ella, algunos días, partían trenes para Madrid, Hendaya, Bilbao, Palencia, Segovia, Avila, Santander, Asturias, Galicia, Zaragoza y Barcelona. También estaba en funcionamiento la línea de Medina de Rioseco, la del famoso Tren Burra inaugurada en 1884, que utilizaba las estaciones de Campo de Béjar, situada en la hoy calle de San José e inaugurada en diciembre de 1890, y la de San Bartolomé, en la plaza actual del mismo nombre e inaugurada hacia 1885.

 

Estación del Norte - Foto Josep Thomas

 

Para cruzar el Pisuerga y entrar en Valladolid ya no estaba solo el Puente Mayor, desde el 20 de abril de 1865 al fin había un nuevo puente, el llamado puente Colgante o de hierro, el segundo sobre nuestro río.

 

Puente Colgante - Foto Thomas - AMVA Archivo Municipal de Valladolid

 

Ya estaba funcionando la llamada Línea General del tranvía, tirado por mulas, que recorría el centro de la ciudad desde la plazuela de San Pablo hasta el Campo Grande, el precio del billete era de 10 céntimos de peseta.

 

Los taxis de la época eran los carruajes y el precio, entre 6 y 12 reales, dependía de si eran de uno o dos caballos con dos o cuatro asientos respectivamente, de si era por horas o carrera, o si era de día o de noche.

 

Ya había teléfono en la ciudad, la Central y las oficinas estaban en la calle Zúñiga, 35. Por cada "estación particular", es decir por tener el teléfono en casa o en la empresa, se pagaban 150 pesetas anuales y 500 si era fuera del casco urbano, además se pagaba 40 pesetas por un aparato suplementario y 25 por un timbre. El servicio de Telégrafos estaba en la Plazuela de Santa Ana.

 

El Matadero Municipal se había inaugurado en septiembre de 1887 en el Prado de la Magdalena, cerca del hoy polideportivo Miriam Blasco, "con tres naves para la matanza de reses y cuantas dependencias son necesarias".

 

Si en 1863 las ventas se realizaban en los puesto de las plazas, ahora Valladolid contaba con tres grandes mercados: el del Val con 75 casetas y ochenta puestos, inaugurado en 1882; el de Portugalete con 86 casetas y 83 puestos, inaugurado el 15 de Junio de 1881; y el del Campillo con 55 casetas y 87 puestos, inaugurado en 1887.

 

Mercado del Val - Foto Fundación Joaquín Díaz

 

El Ayuntamiento estaba instalado de forma provisional en la calle Duque de la Victoria en el Palacio Ortiz de Vega, actual sede del BBVA, ya que el antiguo Ayuntamiento había sido derribado en 1879 dado su mal estado y el edificio actual estaba en construcción desde 1892.

 

La Audiencia continuaba en el Palacio de los Vivero, antigua Chancillería. Al lado, seguía funcionando la Cárcel de la Audiencia, y la Municipal estaba en la calle de las Tercias (entre las actuales Núñez de Arce y Arribas). El Presidio continuaba en el antiguo Monasterio de Nuestra Señora de Prado desde 1852, en este año de 1895 con 1.800 reclusos.

 

Seguían funcionando, en los antiguos conventos y colegios, los cuarteles de San Ambrosio, San Benito, de La Merced y el de San Ignacio, este último albergaba el tercio de la Guardia Civil. La Academia de Caballería continuaba en el famoso Octógono del Paseo de Zorrilla.

 

En la entonces plazuela de Santa Cruz se había finalizado en 1884 el edificio del colegio de San José, edificado en los terrenos del antiguo convento de Belén. Tenía 250 alumnos entre internos, medio pensionistas y externos. Y en la calle de los Francos (hoy Juan Mambrilla) se había inaugurado en 1880 el colegio de la Enseñanza.

 

Colegio San José

 

También en la hoy calle de Chancillería se había inaugurado el 25 de julio de 1892 el Colegio de Santiago, al que acudían los huérfanos de militares del Arma de Caballería, y que más tarde se trasladaría a un nuevo edificio en la calle Muro.

 

El Banco de España estaba ya en la calle Duque de la Victoria, en el primitivo edificio inaugurado en 1879, que ocupaba el mismo solar del actual. Su horario de oficina era de 10 a 14 horas.

 

Primer edificio del Banco de España - Foto Foto AMVA - Scres de Paez

 

La Diputación ya había trasladado sus oficinas al Palacio Pimentel o de los Condes de Ribadavia, y la Escuela de Comercio se encontraba en la calle de las Angustias.

 

De las iglesias hoy desaparecidas, seguían con culto: la iglesia de la Pasión, hoy sala de exposiciones, la de San Antón fundada en 1574 y situada en la calle Santuario esquina con Simón Aranda, la del Rosarillo en la plaza del mismo nombre, la de la Victoria en la hoy Avenida de Burgos, la de San Ildefonso en la calle del mismo nombre y la de San Esteban en la calle Alonso Pesquera.

 

Por cierto, las iglesias con sus campanas y el número de campanadas asignado a cada una de ellas, seguían siendo el aviso en caso de incendio: "En la parroquia donde es el fuego se voltea la campana mayor, y en las demás, después de tocar cinco minutos al vuelo, se da el número de campanadas que indican dónde es el incendio".

 

El nuevo edificio del Seminario Conciliar se había inaugurado el 4 de marzo de 1885 en el Prado de la Magdalena, en la manzana que hoy ocupa el Hospital Clínico Universitario.

 

Seminario Conciliar en la actual esquina de Real de Burgos con Sanz y Forés

Foto Josep Thomas

 

Además de los aún existentes hoy en día, aún seguían en pie los conventos de Sancti Spiritu en el Paseo de Zorrilla, el de San Felipe de la Penitencia en la Plaza España esquina Panaderos, y el de La Laura en el Paseo de los Filipinos.

 

El Hospital General y la Academia de medicina estaban ya en el Prado de la Magdalena, el complejo se había inaugurado el 27 de Septiembre de 1889. Seguían funcionando el Hospital de Esgueva en la calle del mismo nombre, y el Hospital militar en el edificio que fue convento de los Carmelitas Calzados, situado en el mismo solar del edificio actual. El Manicomio Provincial u Hospital de Dementes estaba situado desde 1847 en la desaparecida Casa del Cordón en la calle Alonso Pesquera.

 

Hospital General y Facultad de Medicina

Foto Fundación Joaquín Díaz

 

El Hospicio continuaba en el que fue Palacio del Conde de Benavente, hoy biblioteca, y otro palacio, el de Fabio Nelli se había reconvertido en casas de vecindad.

 

Ya solo funcionaba el actual cementerio del Carmen, el del Hospital de Esgueva, situado al final del Portillo del Prado estaba ya clausurado en ese momento.

 

La burguesía que había surgido, sobre todo con los dueños de las fábricas de harinas y textiles creadas alrededor del Canal de Castilla desde 1836, había empezado a cambiar la fisonomía de la ciudad y sobre todo la parte, antes extramuros, de lo que hoy es el Campo Grande y la Acera Recoletos. Se había derribado el antiguo Hospital de la Resurrección y edificado en el mismo solar la Casa Mantilla en 1891, y un poco más adelante se había hecho lo mismo con el convento de los Recoletos Agustinos, que dio nombre a la Acera de Recoletos, y se había construido en el mismo año la Casa Resines. Otros conventos allí situados, como el de Jesús y María o el de San José que ocupó los terrenos donde se había construido la Estación del Norte, habían corrido la misma suerte.

 

La Acera Recoletos con la Casa Mantilla - Foto Josep Thomas

En la parte inferior un tranvía tirado por mulas

 

Había varios centros de de esparcimiento y reunión, como el Círculo de Recreo en la calle Duque de la Victoria esquina con Regalado, no en el edificio actual sino otro anterior; el del Calderón, instalado en la primera planta del Teatro inaugurado en 1864; el Círculo Venatorio en la calle de la Constitución; el Republicano en las calles de Santa María y Santiago; el Federal en la calle de Teresa Cil y La Amistad en la calle de la Victoria, 4.

 

En la calle Ruiz Hernández, 14, antigua casa señorial de las familias Cuellar y Velasco, se había inaugurado en 1879 el Círculo Católico de Obreros, donde se impartían clases diarias y nocturnas a los obreros. Justo al lado se estaba construyendo desde 1892 la futura iglesia de los jesuitas, del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola.

 

Calle Ruiz Hernández con el Círculo Católico de Obreros y la Iglesia ya Construida

Fotografía conseguida en la red sin indicación de autor o procedencia

 

Lo que había sido el Campo de la Verdad o Campo de Marte, se había convertido desde 1877, por iniciativa del alcalde de la ciudad Miguel Íscar, en un gran lugar de esparcimiento llamado el Campo Grande, relegando el Prado de la Magdalena casi al olvido, y compartiendo con Las Moreras el lugar preferido para pasear.

 

Frente a las dos administraciones de lotería que había en 1863, ahora había seis, situadas en: calle de Santiago; calle de Orates; Fuente Dorada; calle del Cañuelo; calle del Val y calle de Quiñones.

 

En la hoy calle Muro se había inaugurado el 7 de septiembre de 1894 el Frontón Fiesta Alegre, construido en piedra, ladrillo y hierro, con una magnífica cubierta de cristales y capacidad para 2716 personas.

 

Frontón Fiesta Alegre - Foto Fundación Joaquín Díaz

 

Además del Teatro Lope de Vega, inaugurado en 1861 y el único que funcionaba en 1863, ya estaba a pleno rendimiento el Teatro Calderón, inaugurado el 24 de septiembre de 1864, el Teatro Zorrilla que había comenzado a funcionar en 1885, y el Teatro de la Comedia, que había reabierto sus puertas, aunque ya solo se dedicaba a organizar bailes públicos.

 

Para albergar al viajero estaban las casas de huéspedes, las posadas y las fondas, como el Hotel del Siglo en la Calle de María Molina. el Hotel de Francia en la Calle de Teresa Gil o el Hotel Iberia en la Calle del Peso.

 

Hotel de Francia en la calle de Teresa Gil

Fotografía conseguida en la red sin indicación de autor o procedenia

 

Algunos de los restaurantes más nombrados eran el Café Imperial en Fuente Dorada, Petit Bouillon en los Portales de Especería, Plato del Día en la calle Platerías, o el Comedor de San Francisco y la Perla.

 

Los cafés de moda eran, entre otros, el Suizo, el De Valladolid, el Imperial, el Calderón en la calle de las Angustias, el Comercio en la calle Regalado, el Español en calle de Santiago, el Norte en la Acera de San Francisco (hoy Plaza Mayor),  el Universal en el Campillo de San Andrés, y en verano se abría el famoso Chalet en el paseo del Campo Grande.

 

Se había construido una nueva plaza de toros en el Paseo de Zorrilla, que fue inaugurada el 20 de septiembre de 1890 con la actuación de los diestros Lagartijo, Espartero y Guerrita.

 

Plaza de Toros - Foto Fundación Joaquín Díaz

 

Además de El Norte de Castilla y de La Crónica Mercantil, que ya funcionaban en 1863, habían nacido en la ciudad nuevos periódicos como La Libertad, que vio la luz el 11 de Febrero de 1881, La Opinión fundado en 1877, El Eco de Castilla fundado en el año 1883, o La Verdad fundado en 1892.

 

Fuentes Consultadas:

"Nueva Guía de Valladolid" de Manuel Rubio y Borrás, Tipografía Julián Torés 1895

"Valladolid Recuerdos y Grandezas (1900 a 1902) de Casimiro G. García-Valladolid

"Las Calles de Valladolid" de Juan Agapito Revilla, edición facsímil editada por Grupo Pinciano 1982.

"Monumentos religiosos de la ciudad de Valladolid" - Parte 1ª de Juan José Martín y Jesús Urrea - 1987

"Monumentos religiosos de la ciudad de Valladolid" - Parte 2ª de J.J. Martín y F.J. de la Plaza 1985

 

29-11-2019

 

Gracias por visitar mi página

m@guadi

 


V@lladolid Web - Informa.

Si quieres estar al día de los nuevos contenidos de la web utiliza "contacta" para indicarlo,

 y recibirás un e-mail con cada nueva incorporación.

 


Última actualización: viernes, 29 de noviembre de 2019