INICIO

LA PAGINA

ULTIMAS INCORPORACIONES

LIBRO DE VISITAS

BUSCADOR

INFO -WEB

CONTACTA

CONOCER

MONUMENTOS Y EDIFICIOS

ACADEMIA CABALLERÍA

AEROPUERTO DE VALLADOLID

ARCHIVO MUNICIPAL

ARCO DE LADRILLO

AYUNTAMIENTO

CABALLO DE TROYA

CASA DE CERVANTES

CASA DE COLON

CASA DE ZORRILLA

CASA DEL ESTUDIANTE

CASA DEL CONDE DE BUENDIA

CASA DEL PRINCIPE

CASA DEL SOL

CASA LUELMO

CASA MANTILLA

CASA MARQUÉS DE CASTROMONTE

CASA RESINES

CASA REVILLA

CATEDRAL

CHANCILLERÍA

CIRCULO DE RECREO

COLEGIO DE LOS INGLESES

COLEGIO GARCÍA QUINTANA

COLEGIO SAN GREGORIO

COLEGIO SAN JOSÉ

CONVENTO DE LA CONCEPCIÓN

CONVENTO DE LAS BRIGIDAS

CONVENTO DE LAS DESCALZAS REALES

CONVENTO DE LAS SALESAS

CONVENTO DE PORTA COELI

CONVENTO DE SAN QUIRCE

CONVENTO DE SANTA CATALINA

CONVENTO DE SANTA ISABEL

CONVENTO DE SANTA TERESA

CUARTEL DE SAN BENITO

CÚPULA DEL MILENIO

EDIFICIO DE CORREOS

EDIFICIO DE HACIENDA

EDIFICIO DEL BANCO ESPAÑA

EDIFICIO DE LA ELECTRA

EDIFICIO DUQUE DE LERMA

ERMITA DE SAN ISIDRO LABRADOR

ESCUELA DE COMERCIO - ANTIGUA

ESTACIÓN DEL NORTE

ESTADIO JOSÉ ZORRILLA

FUENTE DE LA FAMA

HOSPITAL ANTIGUO

IGLESIA DE JESÚS NAZARENO

IGLESIA DE LA ANTIGUA

IGLESIA DE LA MAGDALENA

IGLESIA DE LA VERA CRUZ

IGLESIA DE LAS ANGUSTIAS

IGLESIA DE LOS AGUSTINOS FILIPINOS

IGLESIA DE SAN ANDRÉS

IGLESIA DE SAN BENITO EL REAL

IGLESIA DE SAN BENITO EL VIEJO

IGLESIA DE SAN FELIPE NERI

IGLESIA DE SAN JUAN DE LETRAN

IGLESIA DE SAN LORENZO

IGLESIA DE SAN MARTÍN

IGLESIA DE SAN MIGUEL Y SAN JULIÁN

IGLESIA DE SAN NICOLÁS

IGLESIA DE SAN PABLO

IGLESIA DE SAN PEDRO APÓSTOL

IGLESIA DE SANTA CLARA

IGLESIA DE SANTIAGO

IGLESIA DEL SALVADOR

IGLESIA DEL CARMEN EXTRAMUROS

INSTITUTO JOSÉ ZORRILLA

LAS FRANCESAS

MERCADO DEL VAL

MONASTERIO DE LAS HUELGAS REALES

MONASTERIO DE SANTA ANA

MONASTERIO DEL PRADO

MONUMENTO A CERVANTES

MONUMENTO A COLON

MONUMENTO A FELIPE II

MUSEO DE LA PASION

MUSEO HERRERIANO

PALACIO ARZOBISPAL

PALACIO BENAVENTE

PALACIO BUTRON

PALACIO DE FABIONELLI

PALACIO DE SANTA CRUZ

PALACIO ORTIZ DE VEGA

PALACIO DE LOS VITORIA

PALACIO PIMENTEL

PALACIO REAL

PALACIO VALVERDE

PALACIO VILLENA

PANTEÓN DE VALLISOLET. ILUSTRES

PLAZA DE TOROS

PUENTE COLGANTE

PUENTE MAYOR

SANTUARIO NACIONAL

SEMINARIO MAYOR (ANTIGUO)

TEATRO CALDERÓN

TEATRO CARRIÓN

TEATRO LOPE DE VEGA

TEATRO ZORRILLA

UNIVERSIDAD

 

MUSEOS Y EXPOSICIONES

CALLES, PLAZAS Y JARDINES

VALLISOLETANOS

HISTORIA

SEMANA SANTA

LO QUE YA NO ESTÁ

SUCEDIÓ EN VALLADOLID

RECORRIDO

LOS RIOS

PLANOS CIUDAD

EVENTOS IMPORTANTES

ENLACES - INFO

VER

GALERIA DE FOTOS

VALLADOLID ANTIGUO

LO TIENES QUE VER

APORTACIONES VA-ANTIGUO

DE AYER A HOY

VISITA VIRTUAL

PLANO CIUDAD

TURISMO

INFORMACIÓN ÚTIL

INFO - PRACTICA

QUE VISITAR

RECORRIDO TURÍSTICO

PLANO DEL RECORRIDO

DONDE DORMIR

DONDE COMER

DE PINCHOS Y TAPAS

DE COPAS Y CAFÉ

DESDE VALLADOLID A ...

 

ENLACES EXTERNOS

NOTICIAS

EL TIEMPO

FARMACIAS-GUARDIA

CARTELERA-CINE

CULTURA VALLADOLID Y C Y L

VALLADOLID DEPORTE

 

MIS OTRAS WEB

FOTOS DE VIAJES

EL CINE

© m@guadi - 2000

Valladolid Web

 

MONUMENTOS Y EDIFICIOS

 

IGLESIA DE LA ANTIGUA

VER FOTOS

 

La primera noticia documental de esta iglesia aparece en un documento del cabildo de la colegiata del año 1177, aunque su calificativo indudablemente permite suponer una cronología anterior. Tal vez el templo albergara provisionalmente, mientras se construía la Iglesia Mayor, al cabildo de la colegiata, pasando posteriormente a ser utilizada como capilla privada del Palacio Condal de D. Pedro Ansúrez.

 

Esta Iglesia primitiva del siglo XI o anterior fue completada con la construcción, durante el primer cuarto del siglo XIII, de una torre monumental, colocada al oeste y un pórtico adosado a su muro norte, que serviría de mirador sobre el río Esgueva que durante mucho tiempo pasó junto a sus cimientos. La Iglesia primitiva se sustituyó, tal vez durante el reinado de Alfonso XI, en el Siglo XIV por una construcción gótica cuya estructura, excesivamente restaurada, es la que ha llegado a nuestros días.

 

Un templo en cuya planta no existía una perfecta regularidad debido al pie forzado con que se construyó, era lógico que sufriese las consecuencias de las continuas reparaciones, sintiéndose amenazado de ruina total. Para contenerla incluso se lanzó un arco-tirante en la nave central, se reforzaron sus contrafuertes, la torre se reforzó en su primer cuerpo y se hicieron otros muchos arreglos. así en los inicios del pasado siglo hubo de ser restaurada "in extremis", para salvarla de la ruina a la que se veía abocada.

 

La declaración del templo como Monumento Nacional el 11 de Mayo de 1897, determinó afrontar la salvación de la torre y del pórtico románico.

 

Posteriormente se logró la restauración total del edificio, que fue desmontado íntegramente, a excepción de su cabecera.

 

EL EDIFICIO

Según consta en diferentes documentos, trabajaron en la iglesia, entre otros, D. Diego de Riaño, D. Juan de la Lastra y D. Rodrigo Gil de Hontañon.

 

Su torre, dividida exteriormente en cuatro cuerpos y rematada en esbelto chapitel apiramidado, es uno de los más bellos ejemplos de torre conservados en Castilla. El primero de los cuerpos, que abarca casi la mitad de la altura total, es liso y se halla únicamente perforado por un vano de medio punto sobre columnas. Los tres restantes cuerpos se encuentran perforados con ventanas en sus cuatro caras. Los arcos del tercer cuerpo se decoran con el motivo denominado cabeza de clavo o puntas de diamante que vuelve a aparecer en las arquerías del pórtico. La torre, finalmente, se remata con cubierta piramidal con teja en forma de escama, del mismo tipo que la que debió poseer la Colegiata.

 

El pórtico o claustro, de gran austeridad ornamental, responde al conocido modelo de galería porticada característico de los templos románicos castellanos, si bien en este caso no se encuentra orientado al sur, como es lo habitual, sino al norte, explicable por el hecho de que el río Esgueva discurría por ese lado, por lo que serviría e mirador. Consta de un cuerpo rectangular con tres secciones de arquerías delimitadas por estribos, y dos puertas de acceso, una al este y otra al oeste. Las arquerías son del mismo tipo que las de las ventanas del tercer cuerpo de la torre, es decir, de medio punto decoradas con cabezas de clavo. Apoyan en columnas triples de esbelto fuste y con capiteles vegetales de tipo cisterciense.

 

La Iglesia tiene tres naves, la central más ancha, separadas por pilares fasciculados y cubiertos por bóvedas de crucería. Sus respectivos ábsides aparecen rasgados por grandes ventanales apuntados. El coro, construido en 1512 por D. Juan del Pozo y D. Juan de la Cantera, se sitúa a los pies y en alto, sobre bóveda que fue de crucería estrellada.

 

El resto de la Iglesia correspondería a una reconstrucción que se lleva a cabo en el siglo XIV, durante el reinado de Alfonso XI, perteneciendo ya al estilo gótico. Así, el interior la cabecera y la portada son de ese estilo. Se emplean arcos apuntados, arbotantes, contrafuertes que se rematan con pináculos, cresterías de rosetones delimitando los tejados de naves y ábsides, etc.

El interior se ilumina a través de rosetones, mientras que en la cabecera las vidrieras adoptan forma de ventanas geminadas rematadas con rosetones en el vértice en el arco apuntado.

 

Lamentablemente, con motivo de la restauración de la Iglesia, su interior perdió la mayor parte de las obras artísticas que la adornaban, especialmente el magnífico retablo mayor, obra de mediados del siglo XVI realizada por el gran escultor Juan de Juni, que paso en 1922 a la Santa Iglesia catedral, y donde se encuentra en la actualidad.

 

REFORMAS Y RESTAURACIONES (Información obtenida de Wikipedia)

 

El edificio sufrió múltiples reformas, debido a su carácter de parroquia populosa y por su deficiente cimentación, construido al lado de uno de los ramales del río Esgueva.

 

Hacia 1500, se adosó a su flanco sur una casa rectoral y el ábside lateral del lado del Evangelio fue transformado. En él se alojaba la imagen de Nuestra Señora de la Zarza que, según la leyenda, había sido encontrada durante la construcción de la primitiva iglesia en 1096, oculta en una zarza. Adosada a esta capilla, se disponía la casa de las mujeres emparedadas. En estos momentos, también se realizó un coro alto soportado por una bóveda de crucería estrellada, sobre el tramo de los pies de la nave central. A mediados del siglo XVI, el célebre arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, debido a la ruina del edificio, replanteó el sistema de contrarrestos del edificio, construyendo nuevos arbotantes y contrafuertes y reformando y abriendo varias ventanas. También en ese momento, los huecos del último cuerpo de la torre románica fueron reformados para poder colocar campanas mayores en ellos, se dispusieron antepechos en todos sus huecos y el cuerpo bajo de la misma se forró con un grueso muro de piedra de más de dos metros de espesor para aumentar su estabilidad.

 

Así mismo, en el siglo XVI se realizó un estimable retablo mayor, tallado por Juan de Juni entre 1550 y 1562, que enmascaró el interior del ábside de la nave central.

 

Hacia 1706 se añadió la capilla de Nuestra Señora de la Soledad y las Ánimas, junto a la sacristía de la Parroquia, ambas piezas adosadas a los ábsides y realizadas en ladrillo. Varios retablos de estilo barroco fueron asentados en el interior durante los siglos XVII y XVIII, contribuyendo a enmascarar más el espacio gótico, escasamente valorado durante el barroco. En algún momento, los dos grandes rosetones de los cruceros fueron cegados.

 

Se conoce el interior del edificio antes de las restauraciones del siglo XX gracias a una serie de fotografías publicadas por Martí y Monsó en su obra Estudios de arte relativos principalmente a Valladolid, de 1898. El interior estaba totalmente enlucido. En el ábside mayor se encontraba el retablo de Juan de Juni y el zócalo se encontraba decorado con interesantes azulejos. El ábside del lado de la Epístola estaba dedicado a capilla del Doctor Tovar y contenía un retablo con buenas pinturas tardogóticas del siglo XV (hoy conservado en el Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid) y se cerraba con una apreciable reja del siglo XVI. En el muro sur del crucero se disponía un retablo barroco y se abría un arco angrelado que daba paso a la pequeña capilla de San Sebastián. En los dos pilares torales más cercanos a la cabecera, se encontraban adosados sendos retablos barrocos de hacia 1700, haciendo el oficio de colaterales. En el coro alto, obra de hacia 1500, se hallaba un órgano de fachada barroca. Tenemos noticias de órganos en esta iglesia desde 1512, aunque hoy no conserva ninguno.

 

A finales del siglo XIX, el edificio acusaba ruina inminente.

 

En 1897, el edificio fue reconocido como monumento nacional, realizando el arquitecto Enrique María Repullés un informe en el que se valoraba la iglesia. Tras obtener los fondos necesarios, la restauración comenzó en 1900, bajo la dirección de Antonio Bermejo, quien intervino en la torre románica y en la galería porticada. Al fallecer éste en 1901, se nombró director de la obras a Vicente Lampérez, quien restauró la flecha de la torre y la galería porticada. Sin embargo, Lampérez renunció en 1904 por la escasez de fondos debido a la gran cantidad de obras nacesarias para salvar el edificio, en muy mal estado, al que Lampérez no asignaba el interés suficiente como para realizar en él obras de gran envergadura.

 

En 1908, Juan Agapito y Revilla y Santiago Guadilla de la Serna realizaron un informe en el que declararon absolutamente ruinoso todo el edificio gótico menos los ábsides, con lo que la iglesia se cierra al culto, trasladándose el culto parroquial a la cercana iglesia de las Angustias. Al año siguiente, el arquitecto Ricardo García Guereta realizó un proyecto para restaurar la torre eliminando sus antepechos del siglo XVI y el gran muro que forraba su cuerpo bajo, procediendo a recalzar la torre con hormigón, además de sustituir algunos sillares y piezas de impostas, rejuntando toda la sillería de la torre.

 

En 1911, dado el mal estado de las partes góticas, Adolfo Fernández Casanova declaró que sería mejor derribar las naves y el crucero de la iglesia, además de todas las edificaciones adosadas, salvando los ábsides, la torre y la galería porticada románica, y realizar a continuación un edificio nuevo que no desdijera de lo conservado. Se hizo caso de ello y hacia 1917 se procedió a derribar las partes indicadas.

 El templo que se reconstruyó entonces es de estilo neogótico y está totalmente basado en la morfología de la antigua iglesia ojival, armonizando perfectamente con los ábsides del siglo XIV conservados. Se organiza de la misma manera que la iglesia coetánea a los ábsides: tres naves de dos tramos con crucero no marcado en planta y cubierta con bóvedas de crucería sencilla. El nuevo templo también dispone de coro alto, inspirándose y reaprovechando elementos del datado en el siglo XVI, y de arbotantes. En los dos hastiales de los cruceros se introducen sendos rosetones, más pequeños que los originales, sobre los que se disponen unas galerías de arcos ciegos que no existieron antes. Los ábsides también fueron restaurados, sustituyendo numerosos sillares y molduras, cerrando las ventanas que habían sido abiertas a posteriori y abriendo las originales que había tapado el retablo de Juan de Juni. Las obras se terminaron en la década de 1930, aunque en 1947 se realizó una sacristía neogótica adosada al crucero sur para el servicio de la iglesia y, al año siguiente, se restauró la galería porticada románica, reforzando su cimentación y saneando su cubierta.

 

En 1952, la iglesia se abrió de nuevo al culto.

 

Posteriormente, a partir de 1961, se comenzaron a realizar planes para dotar al edificio de un entorno urbano que favoreciera a su contemplación. Tras varios intentos fallidos y polémicas, se derribó en la década de 1980 una manzana de casas ruinosas muy próxima a la parte oeste del edificio para aislarlo y mejorar su visión, convirtiendo el terreno que se dejó libre en un pequeño parque. Sin embargo, esta actuación hoy parece poco afortunada, pues se eliminó una manzana de origen medieval y que contaba con interesantes viviendas del siglo XVI, XVII y XVIII, además de que dejó la iglesia descontextualizada y aislada, aun así el monumento muestra un valor y una importancia arquitectónica muy significativos.

 

 


V@lladolid Web - Informa.

Si quieres estar al día de los nuevos contenidos de la web utiliza "contacta" para indicarlo,

 y recibirás un e-mail con cada nueva incorporación.

 


 

Gracias por visitar mi página

m@guadi

 


 

Última actualización: viernes, 27 de enero de 2017